La perdida de un diente. p.ej. por un accidente deportivo.

El implante con la nueva corona.

El resultado: Una dentadura natural sin oquedad.

 

La perdida de un diente puede ocurrir sin preaviso, muchas veces en cuestiones de segundos por ejemplo está haciendo deporte, da un mal paso, y? ¡se le cayó un diente! Sería algo terrible pero hoy en día no es causa de pánico.

Los implantes con que trabaja actualmente la implantología ofrecen una solución “invisible